viernes, 26 de septiembre de 2008

Showcenter



Corría Julio de 1998, plenas vacaciones de invierno, últimos coletazos de la fiesta menemista. De pronto, como de la nada, apareció en la tranquila ciudad de Haedo, erigiéndose frente a un conocido mayorista, el primer shopping del entretenimiento. Showcenter Haedo estaba ubicado estratégicamente entre la Av. Rivadavia y la Av. Gaona, las calles más transitadas del oeste del Gran Buenos Aires. Y no nos queda ninguna duda que era el epicentro de la diversión de la zona, entre tanta desolación. Era el lugar ideal para ir con muchos amigos, jetonear con tu pareja o perderte en la multitud. Cuando inauguró, Showcenter tenía un gran patio de comidas con todos los fast foods del mercado (incluido el extinto Wendy’s) y un escenario con espectáculos gratuitos, cinco bares temáticos que iban del típico parador mexicano de Punta del Este como Coyote y un Diner de la década del 50 hasta un café dedicado al cine. En el piso de arriba, había un interesante bowling que, además se transformaba en discotheque los sábados. Además, estaba la novedad de los fabulosos complejos de cine que dejaban bajo tierra las antiguallas de la calle Lavalle. Pero pasó el tiempo y él es el que indica cuando se toca el techo y te quedás ahí o bajás a la tierra. Y el aterrizaje fue bastante forzoso. Empezaron a cerrar los bares temáticos y el último en extinguirse fue el diner de los 50, y todos fueron reemplazados por juegos de kermesse, el Castillo del Terror, algunos otros juegos mecánicos bastante grandotes, el Musimundo se mudó a un local más chico, el TyC café, el bar deportivo, cerró para dar paso al Leader Café, el primer bar temático de la cumbia, pero duró tanto como un grupo de ese género. Ya nada era como antes. Antes del fin de siglo se inaugura Showcenter Norte, en pleno corazón del mayor poder adquisitivo del Gran Buenos Aires, con más juegos mecánicos, más cines y menos locales, pero con la ventaja de la zona y el fácil acceso por la Panamericana. Ahora ir al de Haedo es una desolación magnánima. No mentiríamos si decimos que no quedó nada de lo que era, salvo el exterior.
Entre idas y vueltas hace unos años tomó el control de Showcenter (en plena convocatoria de acreedores) la Paramount, propietaria de los cines Showcase. Esa fue la razón por la cual los cines siguieron funcionando con aceptable convocatoria, mientras todo lo demás se cerró al público. Actualmente, además de los cines, se abrió un Neverland Park con juegos y cyber, el Mc. Donald's fue reemplazado por el argentino Mostaza y se improvisó un escenario en el único patio de comidas y estar que queda abierto, al lado de los cines. Como muestra de lo que fue Showcenter en los noventa, siguen estando los viejos teléfonos públicos de Telefónica ¡¡con su primer logo!! que hasta te explican cómo usar las tarjetas telefónicas con chip. Pensar que eso era novedad hace más de diez años...
donde era el patio de comidas principal, ahora eso es un boliche separado de lo que es el complejo, llamado Bloody Sound. El complejo de cine Showcase es el más barato entre todos los demás complejos y la calidad en sus proyecciones nunca bajó de su standard, aunque National Amusements puso toda su artillería pesada en el Showcenter Norte (ahora llamado Center Norte) inaugurando la primer pantalla IMAX en Argentina para todo público.

Era imposible no conocer o escuchar de Showcenter si estabas en Haedo, fue un gran suceso,un gran espacio para divertirse en familia,con amigos...donde podias ver espectáculos gratuitos,bandas en vivo,gente famosa.Era el lugar de encuentro de la gente y la juventud de Haedo y de la gente de otros lugares.
Actualmente,se reemplazará por un Carrefour,lamentable porque si algun empresario hubiese invertido a tiempo para recuperar lo que fué ese gran lugar de encuentros y diversión,todo sería diferente.Ahora "Showcenter",es solo un rastro de lo linda que fué esa época para la gente de Haedo.

2 comentarios:

Sol dijo...

Sinceramente, yo no disfruté la época de éxtasis de Showcenter, el barrio, conocido especialmente por su tranquilidad, era un caos. Cuando sólo quedaron los cines era perfecto, porque era barato, nunca hacías cola, y la sala era prácticamente tuya. Así que tampoco me alegra ahora que reabra.

ana dijo...

no puedo creer que alguien diga que el extasis menemista era disfrutable, a los jovenes no se nos transmitio nada solo materialismo vacio musica que no decia nada y droga.
los años de menem fueron los años en los que se concreto el modelo que por la fuerzay la muerte se impuso en los 70 y ese mismo presidente fue quien subio la desocouapcion al 20% haciendo que miles de niños se mueran de hambre o frio. la verdad que quien escribio antes le falta mucho que aprender, debe ser un frivolo que solo le importa la sociedad de consumo capitalista